¡No sin mi smartphone! ¿Oportunidades perdidas?

Esta misma mañana leíamos un interesante artículo en elEconomista.es. Más allá de la anécdota que se explica -un centenar de personas que decidieron prescindir de su smartphone durante 24 horas-, se proporcionan una serie de datos sobre los que no podemos dejar de reflexionar. Los transcribimos:

  • Un tercio de la vida de las personas se consume en actividades digitales.
  • Uno de cada cuatro españoles utiliza a diario dos líneas de móvil.
  • El 90% de las personas no se separa más de un metro del móvil durante las 24 horas del día.
  • El 85% de los ciudadanos estadounidenses preferiría no beber agua antes que renunciar a su smartphone.
  • El 80% de los alemanes prescindiría de su pareja antes que del móvil.
  • El 52% de los españoles reconoce “cierto agobio” al separarse de sus dispositivos, además de sufrir leves trastornos en su rutina diaria, concentración y salud.
  • Más de la mitad de los españoles consulta su Facebook, Twitter o correo durante las comidas familiares.
  • El 78% de los usuarios echa un vistazo a su terminal nada más levantarse.
  • El smartphone acompaña en el cuarto de baño a tres de cada cuatro españoles.
  • Los españoles estarían dispuestos a sacrificar el televisor o el coche propio antes que verse sin su smartphone.
  • Dos de cada tres consumidores prefieren olvidarse de comer antes que de salir de casa sin el móvil.
  • Una persona normal consulta su móvil más de 34 veces al día.
  • El 70% de las mujeres británicas reconocen sentir algo parecido al pánico si pierden su móvil.

Cogiendo el móvil

Son datos, según elEconomista.es, procedentes de diferentes estudios, aunque no menciona de cuáles. Sean o no estudios muy fiables o datos muy exactos, la verdad es que todos nos sentimos identificados con alguno -más bien con varios- de estos puntos. Prácticamente a diario leemos alguna publicación en este sentido: la penetración de smartphones en la población, las conexiones y las compras desde dispositivos móviles, los hábitos que generan, como en este caso…

Pensemos en las oportunidades que esta situación genera para las empresas. ¿Por qué, si somos conscientes de todo esto, son todavía tantas las webs que no cuentan con un diseño adaptativo (responsive design), es decir, optimizado para dispositivos móviles? ¿Podemos permitirnos perder todas estas oportunidades? ¿La inversión que supondrá renovar una web desfasada no nos compensará, tanto a nivel de leads como de posicionamiento?

Y tu web, ¿es responsive design?

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Mensaje