Gestión de contenidos

El contenido es el rey. Es una frase que se ha repetido tantas veces que empieza a correr el peligro de convertirse en un tópico. Sin embargo, nosotros estamos plenamente convencidos de su vigencia.
blah-blah
En un escenario virtual en el que la inmensa mayoría de las empresas ya cuentan con sus sitios web, en el que proliferan los blogs, en el que los usuarios con perfiles en las redes sociales crece cada día -y ya somos más de 3.000 millones en todo el mundo-, en el que cada uno de estos usuarios puede crear, publicar y viralizar sus propios contenidos, únicamente pueden destacar y perdurar en el tiempo aquellas páginas que ofrezcan contenido de calidad.

Posicionar una web como sitio de referencia dentro del sector en el que la empresa desempeña su actividad es un proceso lento, con resultados a largo plazo. Sin embargo, si perseveramos en la elaboración de contenidos originales originales y de alta calidad, elaborados en función de las características de cada empresa, de cada mercado y de cada comunidad, también podemos asegurar que será un proceso de éxito.

lapices

En nuestro post “Ya tenemos blog. ¿Y ahora qué?” publicábamos un dato poco menos que sorprendente: el 90% de los blogs se abandonan antes del año. ¿Cómo conseguir situarnos entre el 10% de los blogs que tienen éxito? La respuesta es el contenido. Tanto los blogs como las webs corporativas, las redes sociales o cualquier otro canal requieren dedicación, inspiración y, sobre todo, un plan de comunicación en el que se establezcan las bases de la actuación en cada uno de ellos.